martes, 6 de febrero de 2007

Guerra y PACS

Sigo con preocupación el debate político en Italia. No es que sea divertido, ni mucho menos, pero a veces termina tocando temas lo suficientemente conflictivo como para exacerbar los ánimos y generar contraposiciones wall to wall.

Se me hace complicado definir mis ideas políticas en el marco de un bipartidismo cada vez más marcado, que parece ser la tendencia de los últimos tiempos en occidente. En general, creo que podría considerarme de derecha, porque creo en un estado fuerte y diría yo hasta autoritario, que mantenga bajo control la seguridad del ciudadano y las tendencias reivindicativas de ciertos grupos extremistas, especialmente en ámbito sindical.

Por otra parte, siendo un agnóstico casi integralista, me fastidia enormemente el flirt constante de la derecha con las franjas religiosas más conservadoras y oscurantistas en temas de libertades individuales como en el caso del divorcio, el aborto, la experimentación científica, y ese oscuro objeto del deseo llamado PACS (acrónimo de PActe Civil du Solidarité et du Concubinage, que creo se traduce directamente).

Los PACS no son más que contratos estipulados entre dos personas, sean del sexo que sean, que desean formalizar su relación sin tener que pasar por el yugo del matrimonio, asegurandose derechos y la tutela de los mismos. Hasta ahí la cosa no parece grave, no?

Error.

El problema es que la derecha, instigada por las organizaciones religiosas, acusa a esta fórmula jurídica de ser el caballo de troya para un futuro matrimonio entre homosexuales. Por ende, la atacan con una virulencia inaudita, contando con el apoyo de las franjas homofóbicas o simplemente tradicionalistas de la población.

Sobre este asunto, hay mucho que opinar. Trataré de ir con orden.

1. Los principales enemigos de los PACS aducen que será el fin de la familia, as we know it. Mi primera pregunta sería: estamos seguros de que ese concepto idílico de familia sigue existiendo, o ha existido jamás? y en todo caso, realmente ese modelo es el mejor, a tal punto que cualquier otra posibilidad es negativa, malvada, deplorable?
Desde mi punto de vista, la familia no es un estándar fácilmente replicable. Cada una tiene sus realidades. Han habido, hay y habrán familias tradicionales intachables; pero también es innegable que, bajo el mismo modelo, se han generado auténticos infiernos para millones de niños, mujeres y hombres. Creo que nadie en su sano juicio piensa que el abuso doméstico ha nacido en estas décadas: simplemente que ahora es denunciado y antes no.

2. Otro punto álgido está constituido por la supuesta malsana influencia ejercitada sobre los niños que se encontrarían críados por una pareja no casada, sino regida por un PACS; obviamente se señala, interesadamente, el caso de una pareja homosexual, cuando en realidad el PACS se aplica perfectamente también a una pareja de convivientes heterosexuales. Pero en fin... Para dar un controejemplo: una familia casada por la Iglesia, en la que el padre es un pederasta alcohólico y la madre una prostituta cocainómana, es mejor influencia sobre un niño que un par de profesionales intachables, honrados y de sano juicio, que simplemente prefieren tutelar sus derechos de convivencia a través de un PACS?

3. No podía faltar el tema del dinero, las herencias, y todo lo demás. Se dice que alguien podría abandonar a su familia e hijos y legalizar una convivencia a través de un PACS; y en caso generara descendencia a la sombra de éste último, podría quitar los derechos a los primeros. Y yo me pregunto: es mejor acaso seguir dejando en la calle a los hijos nacidos fuera del matrimonio? o, por otra parte, no se da ya ahora el caso de herencias repartidas entre hijos "legales" e hijos "naturales"? Creo que todos los hijos tienen los mismos derechos, una vez que la paternidad está probada. Es absurdo diferenciar o favorecer a alguien por la cama en que se acostó su viejo. No veo como un PACS puede quitar derechos a un hijo nacido en un matrimonio, por más que lo ponga por escrito (sería algo ilegal), o viceversa.

4. Finalmente, no sé qué le ven de malo al matrimonio, o unión civil, o PACS, entre gays. Por lo menos, asumo que se verían ceremonias mucho más divertidas, simpáticas y alegres que las que uno se ve forzado a ver hoy en día, aburridas como nunca por tener que adecuarse a unos patrones milenarios. Quién sabe si una marcha nupcial al ritmo de Village People no resulte más adecuada al espíritu de celebración del amor que la clásica fanfarria Mendelssohniana o Wagneriana.

Lo que yo creo es que nos encontramos de frente al enésimo coletazo de una estructura religiosa decadente, que trata de preservar uno de los pocos privilegios que le quedan, y que goza aún de cierto favor público: lo que Dios ha unido, sólo Dios lo puede separar. Para citar a Penn & Teller, bullshit!

Revisen la posición de la Iglesia frente al divorcio: era la misma que frente a los PACS. Ha desaparecido la familia católica por culpa del divorcio? No. Han aumentado los hijos fuera del matrimonio, como se decía? Lo dudo, simplemente que ahora son menos los que no saben quién es su padre. El mundo se ha ido al diablo por el divorcio? Para nada. Al menos ahora, cuando el marido se larga con la otra, la esposa recibe algo. Antes tenía que vivir de la limosna familiar.

El mundo cambia, para bien o para mal, y la única manera de proteger a los más débiles, en este caso los niños, es adaptar las estructuras de defensa a esta realidad cambiante. Mantener bastiones vetustos y que no sirven de nada, en lugar de realizar fortificaciones ad hoc, en base a los riesgos inminentes, han sido la causa de las innumerables derrotas francesas en las últimas guerras. El modelo de familia tradicional, católica y suburbana es la línea Maginot de la Iglesia. No se dan cuenta que, hace décadas, los bárbaros están acampados a sus espaldas, conquistando terreno poco a poco. Lo lógico sería estudiar a los invasores y preparar medidas de emergencia en el llano.

Los cardenales prefieren seguir insistiendo en reforzar sus torres de marfil? Peor para ellos.



4 comentarios:

Ereide dijo...

Vaya! increíble, si no hubiera leído un poco más arriba que te consideras de derechas, hubiera pensado que este comentario no era tuyo... De verdad no has cambiado de bando? jaja. Bueno, me alegra oir (leer) por fin algo sensato por tu parte, jajja.
Bueno, me alegro de recuperarte aunque sea de este modo, quiero decir, a traves de este medio. Sigue así, y a pesar de lo que te diga y te repita, no cambies, ok? aunque a veces me desesperen algunas cosas jajaja.

Claudius dijo...

Para que veas, las personas eclécticas no tenemos nunca un bando preciso.

Pero no te preocupes, sigo siendo tan facho como de costumbre... sigo abogando por la eliminación de los sindicatos, el recorte de las vacantes universitarias, la disminución del welfare state, etc.

Pero mis raíces liberales me impulsan a defender las libertades individuales, y mi anticlericalismo convencido no hace sino endurecer mi posición en estos temas.

O algo así.

Ereide dijo...

Ooooh, venga, no jodas el post!!! con lo bonito que te había quedado, lo último sobraba!! ;)

Claudius dijo...

Lo último?

A cuál de los últimos te refieres?

Google
 

Y los incautos a la fecha son...